Qué comida puedes llevar en el avión

que comida se puede subir al avion

Una de las dudas recurrentes de todo aquel que viaja en avión es si puede llevar comida, tanto en la cabina con el fin de consumirla en ese momento como en la maleta para dársela a sus familiares o amigos.

En ambos casos hay una gran cantidad de variables que vamos a tratar de explicar con el fin de aclarar todas las dudas, de manera que la próxima vez que subamos a un avión sepamos qué es lo que podemos trasladar con nosotros.

Índice

    ¿Qué se puede llevar en la cabina?

    Dentro de la cabina es posible introducir los clásicos bocadillos. Si necesitas ideas, aquí hablan sobre embutidos que podemos usar para hacérnoslos, pero también snacks, comida envasada, etc., siempre usando la lógica, ya que nadie nos va a decir nada por sacar un pequeño bocadillo, pero sí que nos pondrán problemas si de repente ponemos un pollo asado entero sobre la bandeja del asiento.

    Si el viaje es dentro de la UE no vamos a tener inconvenientes con nada de lo que queramos comer, pero si este es fuera de esta zona sí que podrán prohibirnos que subamos con alguna fruta o jamón en el caso de los países musulmanes, por ejemplo.

    Hay que tener en cuenta las restricciones de los líquidos, que si vienen de fuera del aeropuerto no superarán los 100 ml y deben ir en envases transparentes que se vean en los controles de seguridad.

    Eso significa que es muy probable que no nos dejen subir a bordo con un termo con esa sopa tan buena que preparamos en casa, y que queremos probar a varios miles de metros de altura.

    Existe una norma que podemos aplicar, además de emplear el sentido común, y es que dentro de la UE es posible introducir pequeñas cantidades de sólidos en el avión, y que, si vamos fuera de la UE, llevarlo todo en envases comerciales nos ahorrará más de un problema.

    Adquirir algunos de esos alimentos dentro de la zona segura del aeropuerto, una vez pasados los controles de seguridad también ayudará a que nos pongan menos pegas, y hay que recordar que a pesar de que en el avión haya catering, algo que cada vez escasea más, no nos pueden impedir que comamos nuestra propia comida.

    ¿Qué comida nos dejan facturar?

    Cuando hacemos un viaje fuera de España es usual llevar algo de comida, sobre todo si vamos a visitar a familiares, amigos o si hemos estado de vacaciones aquí y volvemos a nuestro lugar de residencia, ese en donde es casi imposible encontrar un buen jamón a un precio normal.

    Como ocurre en el caso anterior, todo es más fácil si el viaje es dentro de la UE, ya que aquí hay menos restricciones que si vamos fuera, pues por ejemplo en los Estados Unidos no nos van a dejar entrar con carne de ningún tipo.

    De nuevo, y siempre consultando con la aerolínea, todo aquello que vaya envasado y sea comercial suele pasar, de forma que los paquetes de galletas, las infusiones, las latas, dulces, salsas, etc., se pueden introducir en el país de destino.

    El alcohol supone un problema si vamos a algún país musulmán, puesto que no nos dejarán que entremos con él y además hay que contar que en muchos países la cantidad está restringida.

    Esto significa que si queremos meter cinco botellas de vino en los USA nos van a dejar, pero si el límite es uno o dos litros habrá que pagar por el resto.

    Por supuesto, podemos olvidarnos de alimentos perecederos y los artesanales, aquellos que elaboramos nosotros o que hemos comprado sin que estén envasados y no lleven una identificación de acuerdo con las normas sanitarias del país.

    Debemos declarar lo que llevamos

    Además de saber lo que está prohibido llevar tanto en la cabina como en la maleta, algo que previene muchos disgustos es declarar aquello que transportamos.

    Cuando viajamos, a veces hay que rellenar un cuestionario en el que nos preguntan si llevamos alimentos o alcohol en la maleta, por lo que siempre hay que responder con la verdad, pues no estamos introduciendo nada prohibido ni ilegal.

    Así, si nos paran con el fin de hacernos un control de equipajes, verán que no hemos mentido en la declaración, lo que hará que el proceso sea más rápido y sencillo, convirtiéndose en algo rutinario.

    Si, por el contrario, hemos mentido en el formulario y encuentran comida (aunque sea de la permitida) vamos a tener problemas, pues la entrada en el país se inaugurará con una multa que puede ser cuantiosa.

    No merece la pena que entremos con tan mal pie, así que a modo de resumen podemos decir que siempre hay que declarar la comida que introducimos en la maleta y que esta debe estar envasada y ser “comercial”, de la que adquirimos en cualquier tienda.

    No se ha encontrado ningún schema.
    Subir

    En cumplimiento de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE), te informamos de que este sitio web Comida Ecuatoriana utiliza cookies. Saber Más